¿Qué es la economía Circular?

¿Qué es la economía Circular?

Mucho se habla en los últimos tiempos sobre la importancia de la economía circular, y la necesidad de generar un cambio de paradigma que permita garantizar la sustentabilidad del planeta a largo plazo. ¿Pero de qué hablamos cuando nos referimos a la economía circular?

Existe actualmente un modelo económico que invita a la producción continua de bienes, y el reemplazo de estos por nuevos bienes, sin preocuparse por el destino final de aquellos residuos generados, que se vuelven ‘problema de alguien más’. Este ciclo de producción, consumo y descarte representa un doble peligro, a la vez que utiliza mayor cantidad de recursos naturales y devuelve desperdicios que no son reaprovechados o terminan en cursos de agua o enormes basurales, generando en muchas ocasiones un ciclo de contaminación perpetua.

Ante este escenario, claramente insostenible en el tiempo, aparece el concepto de Economía Circular. Su fin último es garantizar la sustentabilidad de los ecosistemas y las economías, manteniendo en el ciclo productivo  materiales y recursos el mayor tiempo posible mediante el reciclaje y la reutilización, y reduciendo al mínimo la cantidad de desperdicios. Es un nuevo paradigma económico, que plantea cerrar el ciclo de la vida de productos, servicios, residuos, materiales, agua, energías.

Mirá también: Tratamiento de aceites minerales en desuso: ¿Cómo hacerlo de manera responsable, correcta y efectiva?

¿De dónde viene el término de economía circular?

La economía circular toma su idea de la propia naturaleza: Allí no existe la basura ni el concepto de desecho. Cada elemento tiene una función continua y es reutilizado por otras especies. Los árboles muertos son el abono de los nuevos, los animales el alimento de los carroñeros y así sucesivamente.

Uno de sus puntos clave busca utilizar fundamentalmente materiales biodegradables al fabricar bienes de consumo (nutrientes biológicos) para que éstos puedan volver a la naturaleza sin causar daños medioambientales al agotar su vida útil.

En los casos que no sea posible utilizar materiales eco-friendly (nutrientes técnicos: componentes electrónicos, metálicos, baterías) el objetivo será facilitar un desarme sencillo para darle una nueva vida a estos, reincorporándolos al ciclo de producción y componer una nueva pieza.

Una de las empresas pioneras en aplicar este esquema es Apple, que cuenta con robots especiales que desarman las unidades viejas para recuperar elementos que puedan usarse en nuevos productos. Además ofrecen descuentos en nuevas terminales para usuarios que lleven sus tablets o celulares, sean de la marca que sean.

Así, el residuo se vuelve a convertir en recurso: El material biodegradable vuelve a la naturaleza y el que no es biodegradable se reutiliza.  Elementos que damos por perdidos están compuestos por piezas que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos.

Sin embargo, no todas las industrias tienen capacidad para realizar estos procesos por sus propios medios. Allí es donde aparecen empresas como Grupo Quimiguay, que recolectan estos residuos y realizan distintos trabajos de recuperación para darle una nueva vida. Mediantes procedimientos técnicos de avanzada, que cumplen con los más altos estándares de cuidado del ambiente, se trabajan sobre distintos productos como aceites minerales, efluentes industriales, envases plásticos, piezas metálicas o hidrocarburos.

Así, se logra generar un impacto positivo, evitando que estos desechos terminen en sitios no habilitados, disminuyendo el impacto ambiental y recuperando recursos que, de otro modo, necesitarían generar un nuevo ciclo de producción. El beneficio no es solo ambiental, también es económico.

Por eso, en Grupo Quimiguay nos guiamos por los principios de la Economía Circular, entendiéndola como la mejor forma de reducir el impacto ambental y dejar una huella positiva en el ambiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.