Planta de tratamiento de efluentes (API)

Cómo es el proceso de tratamiento de efluentes, cómo se incorpora en la gestión de residuos peligrosos y cómo se implementa en las plantas del Grupo Quimiguay.

Uno de los recursos tecnológicos necesarios con los que cuenta el Grupo Quimiguay para una correcta recuperación de los residuos es el tratamiento de efluentes líquidos a través del método API.
Su objetivo principal es separar los diferentes componentes de cada residuo a fin de lograr un efluente final apto para su reutilización como agua de proceso en la actividad industrial y recuperar los hidrocarburos perdidos por emulsión.
Nuestra planta de Entre Ríos cuenta con esta tecnología para lograr un efluente que cumpla con los parámetros de calidad exigidos para los tratamientos de gestión ambiental. La planta de tratamiento complementa de manera integrada al resto de los procesos de la planta y está formada por dos sectores: piletas de funcionamiento tipo API y tolvas de tratamiento físico químico.
La implementación de este método forma parte de nuestras políticas apuntadas a la investigación y el desarrollo de prácticas sustentables de recuperación y reciclado de residuos. En este caso, se le da nueva utilidad a aquellas aguas descartadas en diversos procesos, y por otro lado, se reduce el consumo de aguas de extracción freática.
De esta manera y como lo hacemos desde hace 20 años, reafirmamos nuestro compromiso con la gestión responsable de los residuos, disminuyendo su impacto ambiental y optimizando procesos para lograr un uso racional de los recursos naturales.